Indicadores económicos curiosos...

Resolvemos tus principales dudas sobre los...

Aprende a cuidar de tus clientes gracias a...

El descuento comercial: la revolución en ...

Calcula tu Hipoteca Inversa...

Publicidad

Cuando la política está al servicio de los intereses económicos

La economía es el centro sobre el que gravitan las decisiones políticas. La crisis ha desplazado las prioridades y cuando hablamos de política, sanidad y educación realmente lo hacemos sobre economía. Como es la economía la que manda será la que determine el orden mundial.

La prioridad de los dirigentes mundiales es sacar a sus países de la crisis económica. Por ello ponen  todas  sus armas al servicio de este fin. Nuestros políticos se parecen cada vez más a empresarios ávidos de sacar un beneficio y en tiempos de crisis reducir las pérdidas (déficit) de sus empresas (países). Lograr  viabilidad y una posterior rentabilidad. Bueno o malo, no lo sé, lo cierto es que la economía también es la que guía nuestros días.

Relaciones comerciales, emisión de deuda, rescate del sector financiero y políticas de austeridad que saquen al país del atolladero en el que se encuentra. Los Ministros de Economía y Hacienda como cabezas visibles de un ejecutivo en el que los demás departamentos quedan relegados a las partidas presupuestarias que estos dos puedan destinarles.

La economía y el nuevo orden mundial

La economía configura el orden mundial y el de los distintos factores que operan en el mismo. Sin duda, a la salida de esta crisis podremos apreciar esos cambios determinantes. Serán las economías emergentes los que tomen las riendas y las empresas europeas y americanas las encargadas de seguir el rumbo y no los dirigentes de sus Estados.

Es una guerra fría a la económica entre la que se debate la vieja Europa y Estados Unidos, frente al emerger de las nuevas economías. China, India o Brasil.

En esta nueva ecuación, las economías emergentes  son los nuevos emprendedores de éxito y las viejas economías las que necesitan reciclarse y expandir sus horizontes mercantilistas.

Estados Unidos ha comenzado a sanear sus finanzas para lanzarse a la conquista de los nuevos mercados. La diplomacia política da paso a la económica. El negocio se hace con las empresas y no con los dirigentes plegados a las mismas. Son estas últimas las que tiene la última palabra. De ahí que el propio Obama afirmará que la economía debía pasar a ser el corazón de la política exterior. Una conquista de empresas  estadounidenses a la caza de asentarse en otros mercados o países.

Los retos de España

España pierde peso gradual en esta toma de papeles pues su economía está en recesión y en estos momentos su lucha es sobrevivir y no el crecimiento. Si las cuentas de España no son saneadas difícilmente podrá invertir en investigación, desarrollo y ampliar su influencia, no política, sino económica.

La Marca España está de capa caída. Por ello los retos económicos que deberá afrontar en los próximos años pasan por:

Apoyar la internacionalización, especialmente de las pymes que representan el 99% del tejido empresarial español.

Sanear su contabilidad. Reducción de déficit y aumento de ingresos y no sólo vía impositiva.

Dialogo con las empresas del Ibex-35

Tomar conciencia del desplazamiento de los centros de poder para reforzar sus negocios e influencias en las economías emergentes.

Desde Financialred recomendamos la lectura relacionada: por qué el aumento de la clase media te perjudica

Tags: ,

Categoría: Portada

Sara de la Torre

About the Author ()

Periodista en la redacción de FinancialRed

Deja un comentario

Publicidad

Financialred TV

Diccionario económico-financiero

Introduce el término de búsqueda

Logo FinancialRed