Indicadores económicos curiosos...

Resolvemos tus principales dudas sobre los...

Aprende a cuidar de tus clientes gracias a...

El descuento comercial: la revolución en ...

Calcula tu Hipoteca Inversa...

Publicidad

Las ventas a corto, en la realidad

| 24/07/2012 | 1 Comentario

La CNMV ha prohibido la ventas a corto una medida que genera habitualmente mucha polémica. La venta a corto tiene muchos matices y me parece complicado posicionarse simplemente a favor o en contra. Hoy Xavier Sala i Marti publicaba un articulo posicionándose en contra de este tipo de medidas donde explica en detalle en que consiste esta práctica.

Estando en el fondo de acuerdo con el planteamiento general de fondo defendiendo que el precio de que el mercado es eficiente a la hora de valorar un activo, y que las personas que apuestan a la baja no son el motivo de su caída, es importante matizar que no siempre es así.

Heisenberg definió en su principio de la incertidumbre el efecto del observador. Este efecto explica que en muchas ocasiones nos es imposible medir algún tipo de fenómeno con mucha exactitud porque la propia observación altera el fenómeno observado.

En muchas ocasiones creemos y en un ejercicio quizás demasiado teórico que la bolsa solo refleja el valor de las empresas. Que los datos que las empresas van dando a conocer sobre sus estados financieros se van incorporando a la valoración de todos los agentes del mercado para que estos vayan valorando este activo y decidan si comprar o no comprar para llevarlo a su precio justo. Es decir que de alguna manera la bolsa vendría a ser ese observador que da un valor a una empresa de manera eficiente.

Esto en muchísimas ocasiones no es cierto. La relación es bidireccional no solo los datos de una empresa afectan a su valor en bolsa, sino que la cotización que una empresa tenga en bolsa pueden llegar a afectar a la propia empresa. Este es un primer efecto que hace que los movimientos en los mercado no sean inocuos para las empresas y por las que estas tienen en muchos casos contratadas entidades financieras para gestionar la volatilidad de ese precio. Un perfecto ejemplo son las entidades financieras. Su negocio esta basado en su credibilidad y su fortaleza financiera. Si una entidad importante en España tuviera un día una caída de un 90% en Bolsa, ¿que pensaría usted sobre esa empresa? ¿No dudaría de su solvencia?.  Esta caida saldría en todos los medios financieros y tendría una importante repercusión sobre imagen  y credibilidad, independientemente de como se hubiera producido dicha caída.

Pero tenemos ejemplos mucho mas cercanos. Las caídas de las bolsa tienen un efecto importante sobre la opinión pública con respecto a su confianza financiera. Esta demostrado que una subida de la bolsa en si sola puede estimular la economía y es parte de las razones por las que el gobierno americano ha estado especialmente pendiente de proteger sus mercados.

Otra de las realidades es que no todas la acciones tienen porque recomprarse en el mercado. Hay otro tipo de mecanismo que permiten adquirir acciones de una empresa de una manera concertada entre grandes brokers. De hecho todos los días podemos ver como se negocian miles de acciones fuera de precio de mercado en la bolsa Española. Operaciones que tienen precios diferentes a los precios de mercado y que no alteran en absoluto el precio del mercado. Es decir es posible hacer caer un valor y luego comprar esas mismas acciones sin necesidad de pasar por el mercado.

No hay que irse a ejemplos muy lejanos para ver como ciertas entidades como por ejemplo Sacyr tenía acciones de Repsol que había tomado comprado con un préstamo al banco. Estas acciones estaban pignoradas mientras Sacyr no las acabara de pagar siempre que no bajaran de un cierto nivel de cotización. No es dificil imaginar que un banco podría forzar una caida del valor con su cartera para quedarse con ciertas acciones pignoradas. Es decir podría vender unas acciones prestadas para adquirirlas posteriormente de las acciones pignoradas sin tener que pasar por el mercado para devolverlas.

Pero podemos poner mucho mas ejemplo de formas de no comprar acciones en el mercado.Podríamos hacer caer un valor pequeño un 80% para posteriormente hacer una OPA por un 10% superior para adquirir todas las acciones de esa empresa. El proceso de OPA tampoco alteraría el precio de la acción, salvo ese 10% anunciado.

Por eso es importante controlar en un cierto modo las posiciones cortas, porque pueden permitir que se den situaciones donde se trate de manipular un precio de una manera organizada, no por las propias fuerzas del mercado.

Permitamos las operaciones a corto, pero cuidado porque la propia caída puede alterar la propia realidad de la empresa,  no seamos tan teóricos… la realidad generalmente suele ser siempre mas matizada.

Categoría: Inversión, Portada

Jesús Pérez

About the Author ()

Blogger, y analista En Financialred

Comentarioss (1)

Trackback URL | Comments RSS Feed

Enlaces recibidos

  1. La CNMV no se aclara con la regulación de las posicionesFinancialRed | FinancialRed | 22/10/2012

Deja un comentario

Publicidad

Financialred TV

Diccionario económico-financiero

Introduce el término de búsqueda

Logo FinancialRed