Gestión comercial en la nube...

Los mejores momentos del año para comprar...

Posibles fuentes de financiación para PYM...

Los beneficios de estudiar Dirección Fina...

¿Cómo pedir un crédito rápido de forma...

Publicidad

¿Supersticiones para 2013? Mejor aparcarlas

  “Concienciación, amigo conductor, la curva es peligroooosa” (vale, he adaptado esta canción a mi manera, pero es más o menos lo que quiero tratar en este artículo). Para no ser original, este post será el clásico “kit kat”, pese a estar ya en el ecuador de Enero, que se suelen escribir y/o leer justo cuando finaliza un año o una etapa Allá vamos…

            Ya ha terminado el 2012 y comienza el 2013. Este 2012, con permiso de los mayas, ha sido malo, pero no tan nefasto como nos han hecho creer algunos: nos hemos dado cuenta de lo mal que funcionábamos, que las burbujas se desinflan con los años, que el sistema financiero tiene una estructura no-eficiente, que Urdangarín podría fichar por la marca Mango… y así un largo y espeso «etcétera»… vaya, mejor me callo.

Como cada año antes de empezarlo, hay que hacer ese parón que nos permite evaluar el año finalizado. Por eso, una vez estamos en ese punto de reflexión es conveniente (ya sea profesional o personalmente), sentarse a pensar en qué es lo que ha ocurrido o hemos conseguido, qué es lo que teníamos previsto hacer o lograr y qué es lo que hemos cumplido. Solo así podremos ser críticos y mirar con objetividad el 2013.

En un principio el número 13 suscita reacciones y temores, y es que la primera reacción al leer este número es “¡mala suerte!” (no seamos escépticos, yo mismo nací un día 13 J). Por eso propongo aparcar las supersticiones y pasar al realismo, la prudencia, la auto superación y, especialmente, a la humildad, al fin y al cabo son los mayores amigos del éxito.

Ya dije en su día que la Economía es un ciclo con el que conviene meterse, ni con él en su conjunto ni con ninguna variable en particular. Por eso, he escrito mi carta particular a los Reyes Magos para que les transmitan a cada uno de los agentes algo que necesitan saber sin dañarse los unos a los otros. Pero esto no se trata de una carta que se cumpla y te traigan todo en un mismo día, sino a lo largo del año.

La esencia de esta carta es, tras haberlo hablado con la mejor persona y más sabia que conozco en todos los sentidos, mi padre, una Economía Solidaria.   No estoy hablando de apologías cristianas, espirituales, sociales ni ecológicas, sino de una necesidad de empatía y sensibilidad global. No es normal que solo nos pongamos sensibles y solidarios en fechas navideñas, debería ser así todo el año. Puede que haya quien lo interprete como «Economía sostenible», pero no se acerca ni de lejos al fundamento de este concepto.

Es simplemente una receta que ayude a buscar alternativas que eviten tomar decisiones drásticas y perjudiciales. Como se suele decir, «De sueños vive el Hombre«, pero voy a tratar de combinar algunos de los ingredientes de la Economía muy por encima, haciendo una breve valoración y varias propuestas (bajo mi punto de vista viables). Y motivar.

Los Consumidores. Está claro que parte de la culpa la tenemos muchos de nosotros, la frase que lo resume perfectamente es que «hemos gastado más de lo que teníamos». Es cierto, no valen las excusas. ¿Será por la poca cultura financiera en España? Puede, pero como bien dice el gran experto en motivación y en abrir los ojos a la gente LaTrinchera, «¿Y si dejamos de quejarnos y nos ponemos en acción?«. Aprendamos a ahorrar, a ser responsables y coherentes con nuestro dinero y saber administrarlo. De esa manera nos evitaremos posible problemas.

Empresarios. Es una situación complicada para todos y los empresarios la sufren también: los clientes consumen menos, ellos ingresan menos dinero y la única salida que les queda es o bien cerrar el negocio o despedir a empleados. Mi propuesta para ellos es casi una locura, pero creo que es bueno que la contemplen: procurar evitar los despidos. Es decir, un trabajador que es despedido con 45 años es difícil de recolocar por razones de edad etcétera. Una alternativa es bajar salarios si es necesario con tal de evitar esos despidos. Que quede claro, no aplaudo el exceso de contratos de becarios (pagando salarios risa) y/o autónomos.

Emprendedores. No desistáis. Las buenas ideas y la buena actitud siempre triunfan.

Sindicatos. Haced algo y ganaros el pan como el resto de ciudadanos. Menos crispar el ambiente convocando huelgas generales absurdas y más proponer alternativas desinteresadas.

Asesores financieros, Gestores, EAFIs etcétera. Ética profesional y educad al cliente: muchas veces están invirtiendo en algo que desconocen totalmente. Aumentad la transparencia y preocupaos más por ellos; cuando están contentos, repiten.

Gobierno… Bufff, no sé por dónde empezar. En primer lugar, que se implante Economía como asignatura obligatoria en todos los colegios; si no sabemos cómo funciona la Economía, ¿cómo vamos a aportar nuestro granito de arena? Los problemas se arreglan yendo a la raíz del árbol, no a las hojas que han caído.

Está claro que hay que fomentar el consumo, el empleo, la inversión, impulsar la marca España, erradicar la falta de transparencia en las cuentas de las entidades financieras, reducir costes innecesarios y demás aspectos. Tiene un papel muy difícil: siempre se cuestiona cada decisión que toman y a nadie le parece bien.

Algunas claves podrían ser:

  • Premiar a las empresas que generan empleos
  • Bajar las cuotas a los autónomos
  • Incentivar las inversiones extranjeras sin bajarse los pantalones
  • Ayudar a las empresas nacionales a llevar su negocio al extranjero
  • Poner impuestos que no desestabilicen la balanza
  • Agilizar las licencias para apertura de nuevos negocios
  • Y millones más…

 

Yo, por mi parte, estoy hasta las narices de leer siempre titulares pesimistas y que nos empujan al vacío. Hay que coger con otros ánimos este año, evitar creernos lo que nos dicen los súpermegaarchi-gurús: aquí nadie el futuro, son solo los típicos aventureros y “tolosa” (todo-lo-sabe) mareando al personal.

Este 2013 lo he cogido con muchas ganas y mucha fuerza, ¿por qué? Porque, como dice mi amigo Josemi, #el13Mola , os invito a que hagáis lo mismo. Por eso, de la mano de Financialred, voy a tratar de escribir artículos que sirvan a la gente a entender todo lo que vaya pasando, aventurarme en poner sobre la mesa propuestas para hacer más llevadera esta dichosa crisis que aburre de tanto salir en las conversaciones, a intentar ver el lado positivo de lo no tan malo, y para concienciar a la gente de que la crisis se suavizará en el 2013 😉 .

Desde Financialred también te recomendamos que leas ¿Cómo se fraguó el engaño de «vivir por encima de sus posibilidades»

Categoría: ahorro, Bloggers, Portada

Miguel Lasheras

About the Author ()

"“La mejor Economía es la del Sentido Común”. Esta frase la leí un día y lo cierto es que resume perfectamente mi visión sobre este mundo que está en boca de todos. Ya sea por la coyuntura económica que tenemos ahora mismo o por la reputación del mundo de las Finanzas que se han encargado de afearla, algo tan bonito, interesante y enriquecedor como la Economía merece que limpien su imagen. Para ello, la mejor receta es hablar bajo la consigna de “Las cosas claras y el chocolate espeso”. ¿Sobre mí? Economista parlanchín, enamorado de la buena gastronomía y de las cosas que merecen realmente la pena, y aficionado a opinar sobre cualquier tema con mínimo rigor. Actualmente, trabajo como Analista Funcional en Banca Mayorista por medio de Geodesic Consulting."

Deja un comentario

Publicidad

Financialred TV

Diccionario económico-financiero

Introduce el término de búsqueda

Logo FinancialRed