Así es como las tensiones entre EEUU e Ir...

El consumo sigue al alza en España, el ah...

¿Cómo afecta la economía española al r...

Las entidades financieras otorgan préstam...

Gestión comercial en la nube...

Publicidad

¿Nos engañan con los chollos inmobiliarios?

 

  • Son viviendas con un menor precio comparado con el excesivo de años anteriores.
  • Lo que ofrecen los bancos son pisos más caros que los de particulares, pero con hipotecas más ventajosas.
  • El precio de la vivienda no será objetivo por lo menos hasta 2016.

 

Todos aquellos que vivimos los años de la especulación inmobiliaria, y muchos que firmaron hipotecas asfixiantes para poder comprar una vivienda cuyo coste estaba muy por encima de su precio real, y de lo que podían pagar, no pueden dejar de mostrar asombro hacia las ofertas inmobiliarias que desde el sector bancario salen al mercado, chollos inmobiliarios que no dejan de sorprender a algunos, pero que la experiencia nos invita a examinar con cautela. De ahí, que la pregunta acertada sea, ¿nos engañan con los chollos inmobiliarios?

Era crónica anunciada, una vez estallada la burbuja, acceder a una vivienda iba a ser si no la mitad, bastante más barato, que hace dos años. Pero ni son tan baratos, ni hay tantos chollos, ni facilidades para acceder a los mismos.

Lo que hay detrás de los chollos inmobiliarios de los bancos

Comencemos con los pisos que ofrecen los bancos, esos que se quedaron una vez pusieron término a sus desahucios. Primera premisa, no son chollos, sino viviendas que ahora tienen un precio menor comparado con el sobredimensionado y excesivo de años anteriores. Los bancos están desesperados por desprenderse de sus activos inmobiliarios, y atraer a un posible cliente haciéndole creer que esta ante la posibilidad de acceder a un verdadero chollo, es la baza que han decidido llevar a cabo.

Banco Santander, a través de Altamira Real Estate, nos ofrece de pisos de segunda mano a precios increíbles, Caixa Catalunya,  a través de Procam, de las mejores viviendas del mercado, e incluso la nacionalizada Bankia, de descuentos de hasta el 50%. La banca está soltando lastre del atracón de ladrillo y busca caseros que asuman parte de la indigestión. Pero si algo hemos aprendido de la crisis inmobiliaria es que no es verdad que los pisos no puedan bajar de precio.

Sin embargo, solo hay que profundizar en sus ofertas para darse cuenta, que las mejores, es decir, las que anuncian, suelen responder a viviendas en zonas de costa o periferias de ciudades. Además, o bien son pisos de segunda mano (o de primeros embargados, como prefieran) o bien con ciertos años ya desde que terminaron las obras, y por tanto, el comprador debe extremar la precaución a la hora de evaluar el estado en el que se encuentra, o se abandonó en su momento, la vivienda. Tampoco está demás, en caso de urbanización comprobar el estado de las zonas comunes y las de la mancomunidad.

 

Esencial también saber, que el descuento o porcentaje de rebajas que nos ofrecen, se hace sobre el precio inicial que pagó el primer comprador por ella. Ese precio estaba ya entonces muy por encima del precio que podía pagar un español con un salario medio. Sobredimensionado y excesivo por las circunstancias, provocó que su primer propietario acabara embargado por no poderlo vender ni más caro ni por el importe de la compra. Si un piso de 70 metros cuadrados (para una tipología de persona joven)  que costaba 350.000 euros  en el centro de una gran ciudad se rebaja al 50%, puede parecer una ganga. Pero 150.000 euros es un precio aún superior al real, porque los precios realistas serán los que puedan pagar los españoles. Y 150.000 euros son todavía difíciles de poder pagar con financiación ajena. Sino hagan cuentas sobre lo que debería pagar con su salario actual en concepto de hipoteca y durante cuántos años. El gráfico que aportó José Barta el pasado martes 8 de enero ilustra muy bien como se fraguó el engaño de que los pisos nunca podían bajar y que no había que tener en cuenta lo que podías ganar.

Por último, no podemos olvidar la dificultad para acceder al crédito que actualmente encontramos, y todo ello, y a pesar de que desde la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae) aseguren que las entidades ofrecen mejores condiciones para la financiación de sus propios inmuebles, a cambio de ofrecer pisos más caros de los que podrían encontrarse en venta por particulares, aprovechándose de esta manera de su ventaja como prestamistas. Así que lo que realmente encontramos, son pisos más caros pero con hipotecas más ventajosas.

Promotores que estafan

Cuidado con los promotores de última hora que se presentan como salvadores de todos aquellos que no pueden acceder a la vivienda.  Aquí la experiencia crea cautelas, pero los «chollos» que ofrecen son tan atractivos y suculentos que más de alguno se ha visto engañado por las fabulosas compras sobre plano de «poceros buenos». Y es que el contexto actual, crea un caldo de cultivo ideal para oportunistas a la caza del comprador necesitado de gangas.

Los precios de la vivienda no serán objetivos hasta 2016

Tomadas la precauciones pertinentes, aquellos que decidan proseguir con la búsqueda de su «chollo inmobiliario» añadir que son muchos los expertos inmobiliarios como Borja Mateo, que recomiendan seguir esperando, pues se estima que los pisos seguirán bajando en los próximos años, llegando incluso a rebajas del 75% de su precio, ese que no llegará a estabilizarse y ser realmente objetivo hasta 2016.

 

 

 

Las reclamaciones al sector financiero se han duplicado en el último año

Hay que tener en cuenta que las estrategias de venta de las entidades bancarias pasan inevitablemente por la suscripción de la hipoteca con la entidad y que la banca se ha ganado el segundo puesto en el número de reclamaciones que los usuarios presentaron el pasado año por malas prácticas.  De esta manera, y según la organización de consumidores FACUA, las reclamaciones a bancos han pasado del 7,8% al 16,5%, algunas de ellas referentes a la concesión de hipotecas. Por todo ello, y lo anterior, conviene extremar la precaución, pues los chollos en sí, ni existen, y de momento tampoco están por venir.

Si quieres saber más sobre la evolución previsible del mercado inmobiliario, así sobre la conveniencia o no, de comprar una vivienda, le recomendamos el siguiente vídeo,  en el que el experto inmobiliario Borja Mateo, explica su teoría con todo detalle: no es un buen momento para comprar.

Desde FinancialRed recomendamos la lectura relacionada de: Consejos para negociar el alquiler, indicaciones a los inquilinos

Fuente imagen: hoy.es

 

Categoría: Portada

Sara de la Torre

About the Author ()

Periodista en la redacción de FinancialRed

Deja un comentario

Publicidad

Financialred TV

Diccionario económico-financiero

Introduce el término de búsqueda

Logo FinancialRed