¿Cómo afecta la economía española al r...

Las entidades financieras otorgan préstam...

Gestión comercial en la nube...

Los mejores momentos del año para comprar...

Posibles fuentes de financiación para PYM...

Publicidad

¿Qué pasa si no pago al banco? Cómo funciona el proceso de embargo

| 07/03/2013 | 0 Comentarios

La morosidad se ha disparado en los últimos años y según los últimos datos del Banco de España la tasa de mora ya alcanza el 10,43%. Es decir, las dificultades económicas hacen que cada vez sea más difícil cumplir con las obligaciones financieras. En este contexto, empiezan a ser frecuentes los casos en los que una persona recurre a un préstamo para pagar otro crédito hasta que el círculo de crédito ya no da más de sí y entonces se encuentra sin recursos y con pocas posibilidades de maniobra.

El caso más típico es el que describe el portal inmobiliario idealista.com, que aborda el impago de la hipoteca. En primer lugar hay que indicar que dejar de pagar al banco es siempre una mala decisión que tiene consecuencias negativas, empezando por la reclamación de las cantidades adeudadas por parte de la entidad financiera. En este sentido, lo primero que hay que hacer en cuanto comienzan los problemas de pago y se detecta la posibilidad de caer en la morosidad es acudir a nuestra oficina para explicarles la situación y tratar de llegar a un acuerdo. Hay que tener en cuenta que al banco lo que le interesa es cobrar el préstamo, aunque sea algo más tarde. De hecho, este retraso seguramente aumentará sus ingresos por medio de los intereses.

Pero no siempre es posible llegar a un acuerdo con el banco y a muchos sólo les queda dejar de pagar como única solución. Quienes lo hagan deben saber que el cauce de los acontecimientos será más o menos el siguiente:

  • Tras el primer mes el banco suele ponerse en contacto para comprobar si se ha producido algún error y explicar que con abonar la cuota más los intereses de demora el problema quedará zanjado.
  • Si la situación se prolonga el banco seguirá tratando de cobrar e incluso puede buscar el acuerdo que antes negó mediante cambios en el plazo de la hipotecao el devengo de los intereses. Hay que tener en cuenta que en este momento la deuda no sólo equivale a la cantidad que marca la hipoteca, sino que también hay que sumarle los intereses de demora.
  • A partir del sexto mes el panorama cambia para la entidad bancaria, ya que el banco debe provisionar la deuda impagada en su cuenta de resultados y lo que sólo era un inconveniente se convierte ya en un problema para las cuentas de la oficina y del banco. Aquí es posible que la entidad ya haya decidido inscribir al deudor en una lista de morosos e incluso emprenda acciones legales para ejecutar la garantía del préstamo. Es decir, subastar la vivienda.
  • La subasta de la vivienda suele producirse al año o año y medio de haber dejado de pagar la hipoteca y es el juzgado quien determina la fecha exacta hasta la cual todavía se puede abonar la deuda más los intereses para evitar la subasta y el consecuente desalojo.
  • La venta o subasta de la casa puede no ser el final del proceso. Todo dependerá de que el dinero que se obtenga sea suficiente para pagar la deuda acumulada. Y es que en la legislación española, a diferencia de la estadounidense, no basta con entregar las llaves al banco para saldar la deuda. Hay que pagar la cuantía que figura en el préstamo incluso si esta es superior al valor del inmueble.

De ahí que una de las reivindicaciones que con más fuerza defienden las organizaciones y plataformas de afectados por la hipoteca sea la dación en pago. Es decir, que con la entrega de la vivienda al banco se cancele la deuda.

Si la venta del piso no cubre la cantidad del préstamo el banco podrá seguir reclamando el dinero adeudado y continuar con el proceso de embargo. En este punto podrá solicitar el embargo del resto de posesiones del deudor e incluso embargar su nómina, según rige elReal Decreto Legislativo 2/1995, de 7 de abril, Real Decreto 1415/2004, de 11 de junio. En este sentido, el orden de los objetos sería el siguiente según la Agencia Tributaria (AEAT):

  1. Dinero en efectivo o cuentas abiertas en entidades de depósitos
  2. Créditos, valores y derechos sobre productos financieros corto plazo
  3. Sueldos, salarios y pensiones. En este sentido hay que destacar que el deudor siempre deberá percibir un salario que le permita subsistir de acuerdo con el Salario Mínimo Interprofesional (en torno a los 645, 30 euros mensuales). Las cantidades adicionales serán las que se embarguen.
  4. Bienes e inmuebles. En este apartado puede entrar por ejemplo el coche.
  5. Metales preciosos, piedras finas, joyería, orfebrería y antigüedades.
  6. Frutos y rentas de toda especie.
  7. Bienes muebles y semovientes.
  8. Créditos, derechos y valores realizables a largo plazo.

En último caso, el banco puede recurrir también a la personas o personas que hacen de avalistas y solicitarles el pago de la deuda e incluso embargarles.

Este es el proceso genérico en caso de impago que se mantiene incluso en el caso de varias deudas acumuladas. De hecho, es relativamente habitual el impago de los créditos derivados del uso de tarjetas e incluso de préstamos para la compra del coche mientras se sigue atendiendo al pago de la hipoteca.

En este punto la pregunta que se hacen la mayoría de morosos es: ¿se puede embargar el piso por otros préstamos incluso si la hipoteca está al día? La respuesta es afirmativa. La entidad puede reclamar el embargo de cualquier bien, aunque primero deberá acudir a los menos onerosos (los menos gravosos o pesados) y en cualquier caso deberá atenerse al orden de preferencias anteriormente indicado.

De todas formas, en el caso de embargar un piso hipotecado, sólo se podrá ejecutar la diferencia entre el valor del piso y la cantidad para la cual este responde como garantía de la hipoteca. Es decir, sólo se podría embargar y subastar la cantidad adeuda sin que se pueda incluir lo que ya está hipoteca.

En 17-s.info han elaborado una guía muy útil con las preguntas más habituales en casos de embargo que contempla este y otros casos de impago. De todas formas lo que hay que tener muy claro antes de dejar de pagar una deuda es estas nos perseguirán durante mucho tiempo, ya que no prescriben hasta pasados los 20 años.

Tags: , ,

Categoría: Portada

José Trecet

About the Author ()

Deja un comentario

Publicidad

Financialred TV

Diccionario económico-financiero

Introduce el término de búsqueda

Logo FinancialRed