Por qué es importante el presupuesto dom...

Dropshipping en Shopify...

Grandes gastos: no sólo de recortar peque...

El top 10 en dispositivos de transporte pa...

Economía doméstica: ¿se puede ahorrar h...

Publicidad

Cine y negocios combinación bien avenida

| 27/09/2013 | 0 Comentarios
Cine y negocios combinación bien avenida El reciente lanzamiento  de Jobs, a medio camino entre biopic y película de negocios, pone de relieve una temática, los negocios, que a lo largo de la historia mantiene una presencia más que notable en el séptimo arte. En Jobs, muy en la línea de Social Network, donde se nos presenta a un fundador de Facebook totalmente obsesionado por la defensa de la idea de negocio, por encima mismo del propio negocio, asistimos a una supuesta transformación de Steve Jobs en la cual se hace hincapié de manera notable (y a veces incluso un poco excesiva)  en el asfixiante concepto de crecimiento paralelo de negocio e idea que Jobs imponía en Apple, todo ello después de un desarrollo a ratos creíble y a ratos excesivamente edulcorado, del que no revelaremos mucho mas por aquello de los spoilers. Desde antes incluso del lanzamiento de la obra cumbre Ciudadano Kane, a la que dedicamos un apartado especial más adelante, la presencia del mundo de los negocios en el cine tiende a ser un reflejo de su evolución en el mundo real. Obviamente dependiendo del perfil con el que el director y guionista se enfrenten a la situación tendremos una visión u otra, un ejemplo de esto lo podemos encontrar en dos películas relativamente recientes, ambas recomendables, y ambas centradas en el mismo asunto; el estallido de la crisis de 2008 en Estados Unidos. Inside Job (Trabajo confidencial) del año 2010 nos muestra en formato documental, galardonado y reconocido como gran trabajo de investigación, no sólo el proceso que desembocó en la crisis de 2008, sino también, la posterior evolución a la crisis mundial, formando un panorama denso pero muy atractivo y sobre todo esclarecedor en el que los antecedentes de la crisis juega también un papel fundamental. Por su parte Too Big to fail (Malas Noticias) del años 2011, en formato telefilm con la calidad habitual en esas lides de HBO, pretende situarnos en una especie de tiempo real en el epicentro de la crisis con el personaje central de Paulson interpretado de manera verdaderamente excepcional por William Hurt, aunque en este caso la película pretende contar, sin profundizar excesivamente, los episodios de los días principales el estallido de la crisis, con lo que genera, al evitar los antecedentes, una gran cantidad de datos de difícil manejo. Ambas películas son recomendables, una muestra de cómo el cine puede tratar los negocios desde las más diferentes ópticas. Como recomendable, y muy oportuna en estos tiempos, resulta la nueva película del siempre eficaz Costa-Gavras: El Capital. Una película del año 2012 en la que vamos a acercarnos desde un punto de vista a ratos incluso cruel al mundo de la banca europea desde la perspectiva cínica de un personaje en el que, sin duda, vamos a reconocer muchos rasgos desafortunadamente puestos en relieve en los últimos años en el mundo de las entidades financieras. Realmente, casi como cualquier género, cada uno de nosotros tenemos una película favorita sobre negocios, que probablemente no esté incluida en esta reseña ¿Cuál es la suya y porqué? A continuación repasamos dos clásicos irrenunciables de la unión entre cine y negocios Ciudadano Kane y Wall Street. Imagen: 15299 pixabay.com

 Ciudadano Kane

 Ciudadano Kane Año: 1941 Dirección: Orson Welles Considerada una de las obras cumbres de cine, obviamente no estamos ante una película sobre negocios en el sentido estricto de la palabra, pero si un film que se acercó a reflejar la relación entre el trinomio negocio-comunicación-poder perfectamente unificado en el papel interpretado por el propio Welles. El personaje central de Ciudadano Kane, un magnate de la prensa de origines humildes, que acaba obsesionado con el poder, toma buena parte de su inspiración en  William Randolph Hearst, este sí, magnate de la prensa que protagonizó un denso tira y afloja previo al estreno del film utilizando sus medios de comunicación que concluyó  con la retirada de casi tres minutos del metraje final, suavizando las vinculaciones más evidentes entre el personaje de ficción y Hearst. Sin duda un autentico clásico, película influyente donde las haya y de visionado obligatorio. http://youtu.be/YXIr1P9Fm5A

 Wall Street

 Wall Street   Año: 1987 Dirección : Oliver Stone Protagonistas: Michael Douglas, Charlie Sheen Se suele definir a esta película como una buena muestra de los excesos financieros de la década de los 80 del pasado siglo, en la que una generación de hombres de negocios de nuevo cuño tomaron las riendas del poder económico. La película se nos presenta como un enfrentamiento entre las posiciones que defiende el personaje interpretado por Douglas, en las que todo vale para obtener beneficio, mientras que Sheen, que entra en el mundo de las finanzas de la mano de Douglas, se verá envuelto en un entorno que no imaginaba lo que degenera en un conflicto moral, que, a fin de cuentas, es el resumen de la película. No se cuestiona tanto el sistema como el uso que se hace del mismo, contraponiendo una percepción en la que la codicia es un elemento incluso saludable, a otra en la que, se pretende transmitir, los mismos objetivos pueden lograrse a través de otros medios. El personaje de Douglas no se nos presenta como un hombre intrínsecamente malo, al contrario, se ofrece como un producto de la evolución de un país tras su periodo de posguerra, aunque, en la perspectiva de Stone, una evolución negativa. Dentro del discurso que este personaje utiliza se encuentran con cierta facilidad retazos de los mensajes, por entonces, de gurús de los negocios como Carl Icahn. http://youtu.be/FCctqbRrsBQ

Boton next

Categoría: Economía

About the Author ()

Deja un comentario

Publicidad

Financialred TV

Diccionario económico-financiero

Introduce el término de búsqueda

Logo FinancialRed