¿Cómo afecta la economía española al r...

Las entidades financieras otorgan préstam...

Gestión comercial en la nube...

Los mejores momentos del año para comprar...

Posibles fuentes de financiación para PYM...

Publicidad

Las consecuencias de avalar a alguien

Cuando una persona decide hipotecar su vivienda, decir eso de «espera espera, pero… ¿a mí eso cómo me va a afectar?». Es la reacción más normal, por supuesto y lo ideal sería no tener que serlo nunca pero a la hora de decidir si convertirse en avalista hipotecario o no, se deben de conocer las obligaciones que conlleva.

Un aval representa una garantía adicional que asegura el cumplimiento de una obligación. Es decir,  quien avala se compromete a enfrentar de forma solidaria los compromisos de otra persona en el caso de que esta no haga frente a sus deudas.

A la hora de hablar de los obligaciones del avalista, es importante especificar a qué tipo de avalista se refiere. Si nos centramos en sus obligaciones, existen dos tipos de avalistas:

Avalista solidario

Este avalista responde con todos sus bienes presentes y futuros a todas las deudas del titular de la hipoteca. No importa que exista más de un aval, aunque haya tres avales, no se responde por un tercio de la deuda sino por la deuda íntegra.

Las obligaciones del avalista son las mismas que las del propietario pero sin embargo, carece de todos los derechos.

La única posibilidad que queda es la de reclamar al propietario el reembolso de la cantidad pagada, cosa que generalmente no tiene éxito porque suele estar en situación de insolvencia, o la de reclamar la vivienda.

Hipotecante no deudor

Esto se produce cuando el avalista en un préstamo hipotecario, pone como garantía de la deuda su inmueble, es decir, una garantía hipotecaria pero sin recibir nada de la entidad prestante ni tiene la obligación de devolverlo.

Es una manera de limitar la responsabilidad ya que solamente se responde con el inmueble y por un determinado porcentaje. En caso de que ninguno de los dos pagara la deuda, es decir, ni el propietario ni el hipotecante no deudor(el cual en caso de disponer del dinero necesario puede hacer frente al impago), el banco podría ejecutar ambos bienes.

Tags: ,

Categoría: Portada

Beatriz Currás

About the Author ()

Comentarioss (4)

Trackback URL | Comments RSS Feed

Enlaces recibidos

  1. Las consecuencias de avalar a alguien | vecinito enfurecido | 08/05/2013
  2. Las consecuencias de avalar a alguien | Blog VecinolistoBlog Vecinolisto | 17/04/2014
  1. José Carlos Alvarez Jiménez dice:

    Hola:

    Un genial post para conocer las consecuencias, puesto que mucha gente no está al tanto de ello y ser avalista de una persona es una de las decisiones más arriesgadas que puedes tomar.

    La opción de avalista siempre debería ser la última, incluso en relaciones familiares,.. siempre hay una tercer opción que puedo permitir alcanzar el objetivo sin que te avalen o sin que avales.

    Al final el tema es tan grave como que si te dejan pringado con el aval, NO PUEDES HACER NADA, te lo comes con patatas y tienes que responder.

    Una solución que previene esta situación, y en caso de que tengas que si o si avalar a alguien es que te firme también ante notario una contragarantía (que consiste en que el deudor reconozca que tiene esa deuda contigo).

    Si tu familiar no tiene problema para pedirte que le avales, tampoco tiene que tener problema para firmar esto, puesto que en caso de cumplimiento todos tan amigos y en caso de incumplimiento te está dando facilitando la vida puesto que es la prueba de que existe esta deuda, y en caso de que llegues a los tribunales no tendrías que demostrar nada más.

    Un saludo

  2. Jose Miguel Sanchez Villanueva dice:

    Le pido al banco que me amplíe el plazo de pago 5 años más terminará
    A los 85 años de edad ,me dice que lo máximo son hasta los 80 son 60
    Mensualidades que me permitirían poder pagar dicha hipoteca

Deja un comentario

Publicidad

Financialred TV

Diccionario económico-financiero

Introduce el término de búsqueda

Logo FinancialRed